De la necesidad nace la virtud: Ser Community Manager es un estilo de vida


Hablar de redes sociales es ya sinónimo de un nuevo estilo de vida. La eclosión del social media vinculada la pérdida de “bienestar” derivada de la coyuntura actual, ha hecho de la vuelta a la “humanización y la eficiencia”, un requisito indispensable para el crecimiento.

La presencia virtual se lleva a cabo por personas, una gran paradoja

Cuando hablamos de empresa hoy, cuando hablamos de redes, comunidades, asociaciones, grupos, relaciones sociales en definitiva, estamos hablando de un conjunto de personas que interactúan “virtualmente”, construyendo con sus acciones, nuevas oportunidades para seguir creciendo.

Virtual y real se fusionan dando como resultado el nuevo orden social, aquel en el que “saber relacionarnos” es clave para construir un nuevo estilo de vida. Que duda cabe que cuando hablamos de estilo de vida, no podemos dejar al margen los hábitos de consumo, ya es del análisis de éstos que podemos llegar a conocer a la persona de forma individual y única.

De la necesidad nace la virtud

La penetración del social media en nuestros hábitos y costumbres nos dota de la capacidad para entrar en un proceso de especialización y crecimiento personal y profesional permanente.  Si tenemos en cuenta que Internet es el único segmento con cifras de crecimiento y creación de empleo positivas, no es de extrañar que el ingenio se agudice y la exaltación de las bondades humanas se transforme en un requisito indispensable. ¡No hay alternativas!

Las nuevas profesiones nacidas al amparo del fenómeno social concentran personas capaces de invertir de forma eficaz el tiempo que requieren cada una de las actividades e a su vez,  nuevas tendencias y oportunidades.

Avanzamos hacia la consolidación de una nueva sociedad, un universo de Community Managers, en el que todos nosotros en constante proceso de especialización y aprendizaje, podemos llegar a un universo de personas en busca de lo que nosotros entregamos, lográndose así la consolidación de una nueva red. ¡Un nuevo estilo de vida!

La innovación emerge como elemento indispensable en la consolidación de la influencia y comenzamos a vislumbrar una etapa en la que, contar con recursos de índole monetaria  y hacer mucho “ruido”, es insuficiente si no logramos que la creatividad y el compromiso con la creación de algo “único”, acompañe a cada una de nuestras acciones.

Ya sabemos lo que hace nuestra competencia, ya sabemos lo que es calidad, ya sabemos identificar el valor agregado en otras marcas,  la clave es ¿podemos hacer que el espíritu del Community Manager que todos llevamos dentro, entregue respuestas, si o no?

La especialización constante, mucho más que estar

La presencia en el Social Media solo es eficiente cuando tengamos claros los objetivos futuros, estar en las redes sociales sin haber establecido un procedimiento operativo eficiente que integre a un equipo de trabajo conformado por la unión de talentos, puede derivar en el fin de nuestra reputación online.

Ser Community Manager es un estilo de vida

Resulta ciertamente apasionante reflexionar sobre las múltiples “personalidades” que conforman el ¿quienes somos? en la red. Somos Prosumidores, somos Networkers, somos emprendedores, planificadores, estadistas, psicólogos, antropólogos, economistas, y somos, todos,  Community managers.

O al menos… así debiera. ser ya que las claves para logar establecer vínculos a largo plazo y centrados en las emociones las encontramos en los preceptos que rigen la ética y el compromiso:

Entrega lo que esperes recibir. Es la mejor forma de generar la empatía que nos permita innovar.

No te apartes de la verdad. La responsabilidad sobre nuestras acciones, es indispensable para construir credibilidad. La ética sigue siendo uno de los principales obstáculos para las marcas en su camino hacia el éxito en el Social Media.

Social, virtual y real. La nueva cultura empresarial, la nueva persona tras cada acción, el nuevo Community manager que todos llevamos dentro, debe ser real, las experiencias de vida que conforman la persona que somos hoy, es lo que finalmente permite la aparición de la creatividad, que es percibida por nuestros clientes como una “emoción”. Ser social es un estilo de vida, una forma de relacionarnos, en el mundo virtual y también, en el mundo real.

Interactúa y escucha. ¿Ubicuidad?, ¿personalidades múltiples?, después de lo anterior no nos resultará extraño que nos digan que es indispensable alcanzar el equilibrio entre la interacción y la escucha activa, los vínculos sociales se conforman cuando el beneficio es conjunto y mutuo para las partes.

Y finalmente la esencia del nuevo estilo de vida, la originalidad y la naturaleza única de nuestras acciones.

El análisis permanente sobre el que hemos ido construyendo lo que hoy define al Community Manager que todos llevamos dentro,  nos ha enseñado sobre lo inútil y nocivo que puede resultar para nuestras marca,  la interacción basada en la promoción permanente de nuestras acciones, el plagio incesante de lo que hacemos y la ausencia total de compromiso con las necesidades ajenas. 

El nuevo estilo de vida nos impone ser originales y desarrollar nuestra propia creatividad, sólo de esta forma lograremos alcanzar el crecimiento a través de lo único que funciona en un ciclo de recursos limitados y altos niveles de exigencia, como el actual; la innovación.

0 Comentarios:

Muchas gracias por tu comentario!