El marketing político como arma para el ciudadano


Hoy en día para mucha gente, hablar de política es muy molesto y aburrido y sin duda no es un tema recurrente, y mucho menos agradable, pero si no vamos a la parte del Marketing Político, lejos de resultar molesto, es completamente un tabú laboral para la gran mayoría que se dedica al MARKETING.



Y claro no es de extrañarse pues ciertamente a nadie le gusta apoyar a gente que en cuanto llega al poder, por la vía democrática lo único que hacen es TRANSEAR.




Pero yo creo que si en parte una culpa la tienen esos políticos deshonestos, la otra parte la tienen aquellas personas que se dedican al marketing político de forma poco ética, pues dada su importancia y gran repercusión en el estilo de vida de los ciudadanos, debería ser una profesión la cual fuera ejercida con más ética y profesionalismo, y no solamente venderse al mejor postor. 

En el caso particular de México me parece que es una área en la cual muchos profesionistas debería interesarse en ejercer, pues además de traer beneficios al aspirante a ocupar algún cargo de elección popular, trate beneficios a todos, pues sin duda con buenas y novedosas estrategias se podrían reducir los costos de campañas políticas, las cuales se pagan con los impuestos de todos, por otro lado se pueden crear lazos más fuertes entre el ciudadano y el político, lo cual daría como resultado mayor transparencia, en la gestión de programas y acciones sociales, y por lo tanto habría mejores resultados . 

Habría mejor credibilidad en nuestras instituciones electorales, se daría mayor importancia y poder al ciudadano por lo que se dejaría a un lado la influencia de poderes facticos; y lo más importante la calidad de vida de la gente en cuanto a trabajo, economía y mejores servicio públicos se vería aumentada sustancial mente.

Ciertamente el internet y las redes sociales juegan un papel fundamental para conectar a los actores con los ciudadanos, especialmente los jóvenes, pero jamás se debe dejar de lado el trabajo territorial, cercano a la gente. 

Por último, me parece que en cierta media la población tiene razón, la política y nuestro políticos en general ya son algo muy desgastado y con poca credibilidad, pero a pesar de todo eso en mi experiencia personal, me atrevería a decir que hay un 3% a 10% de ciudadanos que realmente están comprometidos en querer hacer la diferencias y aunque parece un número muy mínimo y poco alentador, yo digo. 

¡¡ No sería la primera vez que hacemos mucho con muy poco!! 

¿Ustedes que opinan?

Por: Israel Rojano

0 Comentarios:

Muchas gracias por tu comentario!