Publicidad Comparativa

La publicidad comparativa es una estrategia que permite posicionar de forma positiva una marca, persona o producto en el mercado vía la comparación con otro similar.


Eso quiere decir que la comparación vería de forma positiva al producto o servicio que se publicita, a costa de su competidor más conocido. Los casos son muy comunes en pastas de dientes y limpiadores, y a veces se muestra en propaganda; pero nos enfocaremos más en la publicidad.

La publicidad comparativa tiene como habilidad el demostrar la superioridad de una marca o de un producto, pero es esa pro que lo vuelve un riesgo a la hora de ser usado. Ello es causado cuando se crea publicidad engañosa, cual daña la credibilidad del cliente en una manera negativa.

Para combatirla, se crearon varias leyes o regulaciones que evitan y corrigen de forma eficaz la publicidad comparativa para que ésta no se vuelva engañosa. A su vez, protegen la integridad del producto a comparar, al tiempo que permiten dicha publicidad.

Éstas son: 


  • Los productos deben tener la misma intención: No se debe comparar a otra cosa más que la que se publicita. No debe atacarse a la empresa sino al servicio que se parezca al propio, para así demostrarse que cumplen el mismo requisito, pero que son de marcas distintas.
  • Se deben comparar únicamente características que sean verificables en todo aspecto: Esto indica a que se debe ser objetivo a la hora de comparar. No se puede ni debe de compararse nada que no se pueda ser verificable; si no, se caerá en publicidad engañosa y será penalizado por la ley.
  • La publicidad comparativa solo puede efectuarse con productos en zonas geográficas similares: No se puede hacer esta publicidad con productos o servicios que no estén protegidos por leyes o derechos dentro de esa área, así se podrá generar de forma efectiva la comparación sin daño de la competencia.
  • La publicidad de este ámbito no podrá crear ni sacar imitaciones del producto: No se debe crear nada que sea directo al rival, sin embargo, se puede incentivar a las personas a que las identifiquen por medio de leves símbolos que la tornen identificable al público. Aunque ello se debe hacer sin incumplir lo mencionado.
  • La comparación debe hacerse con datos reales, no falsos: Obviamente, ésta es la base para contraatacar la publicidad engañosa. Eso permitirá que la comparación esté fuera de rangos emocionales o de querer dañar la imagen; y favorecerá a la publicidad en relativa limpia.


La publicidad comparativa es una herramienta útil para posicionarse, pero se debe tener en cuenta estas regulaciones para generar una campaña transparente y efectiva, sin nada que sea infundado por especulaciones o simples deseos de hacer daño.


Por: José Rousslin

2 comentarios:

  1. que libros recomendarías para profundizar sobr el tema ¿..... estoy investigando sobre ello .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hello i live the usa mexico is very nice

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario!