jueves, octubre 03, 2013

Cabe mencionar, que hoy en día existen varios tipos de clientes poniendo a prueba las habilidades mercadológicas de las empresas. Por lo general son clientes con diferente tipo de personalidad y hábitos de compra, por ejemplo, de compra frecuente, de compra ocasional, de altos volúmenes de compra, etc. 
Lo que genera a la empresa ventajas y desventajas a la hora de querer posicionarse en la mente de estos para su posterior fidelidad.
Se puede afirmar, que la empresa está en la tarea de elaborar estrategias innovadoras y atractivas para cada uno de ellos. 

En base a su patrón de compra, los clientes se clasifican de la siguiente forma: 

Cliente impulsivo: Se define como cliente impulsivo, a aquella persona que suele guiar sus compras de acuerdo a sus impulsos. Este tipo de cliente no lograr tener total convencimiento a la hora de entrar a una tienda, pero se dejan llevar. 
  • Suelen comprar productos que le parecen “necesarios” en ese momento.
  • Se dejan atraer fácilmente por las muestras en display, escaparates, vitrinas, etc. 

Cliente compulsivo: Son aquellos compradores con exceso de ansiedad desenfrenada a la hora de realizar sus compras; tienden a no poseer raciocinio lógico al momento de diferenciar una compra necesaria de una que no.
  • Son propensos a sufrir de ansiedad y de tener baja autoestima
  • Tienen a demostrar cierto grado de perfeccionismo 

Cliente racional: Es aquel cliente que sabe lo que quiere y lo que en realidad necesita; pide la información necesaria del producto antes de adquirirlo.
  • Demuestra seriedad e interés
  • Evalúa el grado de importancia de la compra a realizar. 

Deja tu Comentario

Muchas gracias por tu comentario!

Recibenos en tu E-Mail

Siguenos en Twitter

Dale "Me Gusta"

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Todo Marketing - Todo Marketing - Diseñado por Kevin Vásquez - SiteMap -