Ford: Olor a Nuevo

Nuestras decisiones de compra, de forma muy general, están basadas en la razón y las emociones, estás últimas pueden ser estimuladas de formas muy diversas, en especial a través de los sentidos. Existen diversos ejemplos pero uno de los más utilizados es el del olfato, el peculiar olor del principal platillo de un restaurante, el café con su exquisito aroma, productos para el cabello, entre otros. 
El aprovechamiento de estrategias basadas en la estimulación emocional está sujeta a la innovación y creatividad que deseemos utilizar, muestra de ello es la campaña de Ford (España) para la promoción de su línea “Ford Selección” (venta de autos usados en excelente estado). 
 Sabemos que diferentes productos que son usados por primera vez poseen un olor muy peculiar; sucede con los libros, cuadernos, zapatos, ropa, entre otros, tienen ese particular aroma que coloquialmente se ha denominado “olor a nuevo”. Los autos no son la excepción, por ello Ford decidió contratar a un especialista en olores para crear una fragancia de “olor a nuevo”, todos los automóviles usados de Ford fueron impregnados con este aroma, el cual combinado con el excelente estado de los autos y las garantías de los consumidores, hacía sentir a los consumidores que podían adquirir un auto nuevo a un precio accesible, aún y cuando, sabían que se trataba de un automóvil usado. 

Esa hermosa y muchas veces incompresible mezcla entre la razón y las emociones, que constituye la base de la decisión de compra, es lo que hace que el marketing no sea una batalla de productos sino de percepciones.

0 Comentarios:

Muchas gracias por tu comentario!