¿Qué es el naming?

“¿Qué nombre le ponemos?”, “¿Ese nombre ya existe?”, “¿Le gustará a los usuarios?”. ¿Problemas para ponerle nombre a tu marca? Si es así, seguramente estas son algunas de tus preguntas más frecuentes y más difíciles de responder durante el proceso de naming.

El naming es el proceso creativo mediante el cual se crea el nombre de una marca, es una tarea compleja y determinante para el éxito o fracaso de la marca.

El nombre es la cara de la marca, la primera impresión ante los usuarios, una especie de envoltorio. Por lo tanto, debe ser atractivo, original, creativo y un claro reflejo de la identidad de la marca.

La creación del nombre debe ir de la mano con los valores, atributos, experiencias y emociones que la marca desea transmitir.

Algunas marcas famosas cuentan con nombres que nos hacen pensar que el naming es sencillo y no sigue un proceso creativo estratégico, como Apple; sin embargo, la mayoría de nombres exitosos, incluido Apple, no son sacados de la manga.

Estos son algunos consejos para desarrollar un proceso de naming exitoso:
  • Definir los atributos, valores y experiencias que identifican a la marca, estos deben estar reflejados en el nombre.
  • Tener claro el segmento de mercado al que está dirigida la marca. La escritura, pronunciación e interpretación del nombre varían de acuerdo al tipo de usuario que lo ve.
  • Realizar una lluvia de ideas con el equipo encargado del naming, no descartar ninguna idea.
  • El nombre seleccionado debe ser claro, sencillo, memorable, que no dé lugar a interpretaciones erróneas y que identifique la esencia de la marca.
  • El nombre se crea antes que la identidad visual corporativa, ésta depende del nombre final, no sólo de la identidad de la marca.
  • Seleccionar un nombre que sea entendible y adaptable en el extranjero, tanto en pronunciación como en escritura.

1 comentario:

Muchas gracias por tu comentario!